domingo, 14 de octubre de 2007

Sacabaaaaaa, Sacabaaaa (Tacopaya, Tarata, Tiquipayaaaaa)

Bueno, el título es homenaje a Marco y lo gracioso que se pone en un puestito de hamburguesas a las cuatro y media de la mañana! Ya os lo explicaré un día de estos cuando pueda empezar a acordarme de estos tres meses sin llorar como una magdalena.
Se acaba. En unas horas, concretamente en cinco horas. Y no me lo puedo creer. No me imagino qué va a ser despertarse ahora y no ir a Tarata, ni hacer carnets, ni desayunar con mi equipo en las mesas del CRP mientras empiezan a llegar los niños y las niñas.
Al blog le debo un par de entradas, sobre todo con las fotos del taller de juegos y dinámicas de mis profes. Al CETM le debo media vida por integrarme en el proyecto no como si estuviese colaborando, sino como si fuese mío. Al CRP le debo conocimiento, sabiduría, diversión y un montón de dibujos de mis niños y niñas que se van para España. A los niños y niñas les debo una despedida, pero no ha podido ser, con tanta feria y tanto taller no pude verlos el último día, espero que me perdonen, aunque yo sé que se quedan en buenas manos (en las mejores) y pronto ya no preguntarán por mí y seguirán haciendo su tarea y creciendo... A la gente de mi alrededor le debo, todo. A los de acá y a los de allí. Habéis sido todo en estos tres meses. Vuestra ayuda, vuestros consejos, vuestra letra, vuestra voz...
He hecho lo que me dijo Mª Ángeles y no dejo miguitas de pan (aunque aquí si no les pones yajua no creo que se las coman jajajaja) me dejo una cantidad increíble de amigos y amigas. Me dejo gente con la que he compartido. Algunos sólo han pasado unas horas de este viaje a mi lado, pero lo recuerdo igual y los dejo aquí sólo para que me esperen. Otros muchos han estado tanto tiempo que no tengo muy claro qué voy a hacer sin ellos ahora.
Tengo muy claro que mañana todo volverá a ser igual en Cochabama. Que mientras yo viajo, la vida seguirá y todos continuarán con sus vidas. Sé que soy yo la que ahora se tiene que adaptar (otra vez) a que los suyos también hayan hecho su vida durante estos tres meses. Y todo es muy duro.
No sé qué me espera en España ni cuántas miles de cosas habrán cambiado durante este tiempo. No sé cómo estarán mis amigas y mis amigos. Sé que se acuerdan de mí todavía, pero los he dejado tres meses y habrán cambiado harto. Mi familia estará distinta (sobre todo porque somos uno más! Jajaja) y ellos también habrán estado tres meses viviendo sin que yo lo haya podido ver.
Estoy muy asustada. No sé cómo voy a reaccionar, no sé cómo voy a vivir a partir de ahora. Sé que me va a costar mucho hacerme de nuevo a mi realidad (la que sí que conocía bien y ahora va a ser como me han repetido tantas veces, no conozco la realidad que hay ahora...). Estoy segura de que voy a necesitar dosis de comprensión en cantidades industriales, porque nadie, nadie, nadie, se puede imaginar lo difícil que es esto. La mezcla de sentimientos que tengo. Las ganas de llorar por los de acá y os de allí.
Yo sé que a lo mejor estoy un poco insoportable al principio, pero es que no sé cómo se hace ahora para que todo esté bien.
Hoy soy consciente de que se acaba. Me voy. Y me duele mucho y no entiendo por qué tiene que ser así.
Y me quedan tantas cosas por hacer. Y que me quedan tantas cosas por decirle a la gente. Y me quedan tantas palabras. Tanto que dar, tanto que demostrar. Pero me lo tengo que llevar todo, por hoy, esto, se acaba.

6 comentarios:

Almu dijo...

Un abrazo fuerte fuerte... Besetes guapa y buen viaje.

Anónimo dijo...

QUIERO CREER QUE ESTOY VOLVIENDO
(Mario Benedetti)

Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo

hay tanto siempre que no llega nunca
tanta osadía tanta paz dispersa
tanta luz que era sombra y viceversa
y tanta vida trunca

vuelvo y pido perdón por la tardanza
se debe a que hice muchos borradores
me quedan dos o tres viejos rencores
y sólo una confianza

reparto mi experiencia a domicilio
y cada abrazo es una recompensa
pero me queda / y no siento verguenza/
nostalgia del exilio

en qué momento consiguió la gente
abrir de nuevo lo que no se olvida
la madriguera linda que es la vida
culpable o inocente

vuelvo y se distribuyen mi jornada
las manos que recobro y las que dejo
vuelvo a tener mi rostro en el espejo
y encuentro mi mirada

propios y ajenos vienen en mi ayuda
preguntan las preguntas que uno sueña
cruzo silbando por el santo y seña
y el puente de la duda

me fui menos mortal de lo que vengo
ustedes estuvieron / yo no estuve
por eso en este cielo hay una nube
y es todo lo que tengo

tira y afloja entre lo que se añora
y el fuego propio y la ceniza ajena
y el entusiasmo pobre y la condena
que no nos sirve ahora

vuelvo de buen talante y buena gana
se fueron las arrugas de mi ceño
por fin puedo creer en lo que sueño
estoy en mi ventana

nosotros mantuvimos nuestras voces
ustedes van curando sus heridas
empiezo a comprender las bienvenidas
mejor que los adioses

vuelvo con la esperanza abrumadora
y los fantasmas que llevé conmigo
y el arrabal de todos y el amigo
que estaba y no está ahora

todos estamos rotos pero enteros
diezmados por perdones y resabios
un poco gastados y más sabios
más viejos y sinceros

vuelvo sin duelo y ha llovido tanto
en mi ausencia en mis calles en mi mundo
que me pierdo en los nombres y confundo
la lluvia con el llanto

vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo

Anónimo dijo...

No creo que pueda decirse mejor lo que se siente en un retorno. Sobre todo, o eso me parece a mí, cuando se dice eso de que conozco este camino de memoria, pero igual me sorprendo.

Buen viaje de vuelta.

Besos de Alejandra.

lucia dijo...

Querida Marta: Me imagino que ya no leerás este mensaje, pero quiero decírtelo. No pienses que aquellos niños y aquellas gentes seguirán sin ti como si nada. Tú has pasado por sus vidas como ellos han pasado por la tuya. A partir de ahora, vivirán sin tu presencia, pero con todo lo que tú les has dejado, tu amos y tus conocimientos. Eso es vivir: dejar, recibir, escuchar, hablar, convivir, llegar, partir... Nadie es igual antes o después de conocernos. Ni tú misma eres la misma antes o después de conocerlos. Nos llevamos parte de la vida de los que nos rodean y les dejamos parte de la nuestra. No estés triste. Está alegre. No llores. Piensa que esto te pasa porque estás viva y vives intensamente y eso es muy bello. Disfruta de todo lo que te rodea. Todo eso es vida: la tuya.

Feliz vuelo. Un besazo

Lucía

Mª Ángeles dijo...

¡MARTA, MARTA, MARTA...! YA ESTÁS TAN CERCA QUE CREO QUE PUEDES OÍRNOS.... AH, Y QUE SEPAS QUE NO HEMOS CAMBIADO TANTO, QUE TRES MESES NO SON MÁS QUE UNA GOTA EN EL OCÉANO QUE pronto cruzarás.Calma por lo de la demora, piensa que nada sucede por casualidad....ríe, llora, canta, duerme en el viaje y sueña...con todos nosotros que ¡¡¡tenemos ganas de verte!
Besitos y un muy feliz viaje de vuelta.¡¡¡¡a casa!!!!!

Almu dijo...

Petardo escribe!!!! Encima que el cielo te da dós días más en bolivia... ah!!! que no era para escribir en el blog los días que pedías tú????
Vandida.... ala haces bien disfruta del momento y creo que nos vemos pronto... digo yo...
Besetes mil guapa